La clase obrera estafada

‎”El taxista va con su coche por la ciudad, ve a una barrendera fumándose un cigarro y piensa que los barrenderos no hacen más que pasearse y tomar el fresco; la barrendera habla con su amigo el bombero, que libra tres días por cada uno que trabaja y llega a la conclusión de que los bomberos tienen demasiadas vacaciones; el bombero coge el metro y entonces piensa que los conductores del metro tienen un trabajo muy fácil, ahí sentados todo el día; el empleado del metro va al súper a hacer la compra y ve la reponedora, una chavala que no tiene ni la ESO y piensa que no se lo ha currado nada la muy sinvergüenza; la empleada del súper de camino a su casa ve a unos obreros tomándose el bocadillo y se dice “así va España”; el obrero ve en la televisión la huelga de profesores y se indigna, porque esos no saben lo que es trabajar; el profesor va al banco y al ver a la señora que le atiende, tan tranquila, sin tener que dar gritos, piensa que es de risa que cobre más que él; la mujer del banco asiste al teatro y un tipo sin ninguna formación, y que ni siquiera es amable, le cobra la entrada desde una ventanilla; el taquillero del teatro se va de viaje, y en la carretera, ve a lo lejos a unos inmigrantes recogiendo fruta y piensa que nos están quitando el trabajo; el inmigrante está con sus amigos por la noche en el barrio y una policía le pide los papeles, y entonces… etc, etc, etc.

Así nos va. Falta conciencia de clase. Y sobra conciencia de clase media.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s